[CINE] Soul (2020)

¡Pixar nos comparte su pasión por vivir!


Al momento de escribir esta reseña, Soul ha logrado impactar al mundo de la misma forma en como lo han hecho otras animaciones de Pixar: con una historia que no esperábamos y un mensaje que removió ideas y emociones que no sabíamos que teníamos dentro. Ahora, mientras unos se desviven en señalar esta cinta como la mejor película de esta compañía y otros la critican por no ser tan entretenida o “simple” como sus otras producciones, nosotros nos enfrentamos a una producción que definitivamente no es la más grande de estos estudios, es su manifiesto.

ALMA PERDIDA

Dentro de la filmografía de Peter Docter, co-director y co-escritor de esta película, encontramos muchas historias que han enfrentado a su protagonista y al público que lo acompaña con situaciones que los llevan a ser conscientes de sus emociones, de sus ideas y de los propósitos que tienen en su vida. Soul, de cierta forma, completa esta serie de cuestionamientos al llevar la idea de la existencia más allá del ‘para qué existo’, sino al de ‘por que quiero existir’.

En esta cinta seguimos a Joe, un frustrado músico de Jazz que tras años de intentar formar parte de un grupo, logra ser aceptado en la banda liderada por una de sus ídolos. Desafortunadamente para él, el mismo día en que logra superar exitosamente su audición, sufre un accidente que separa el alma de su cuerpo y toma camino hacia el más allá. ¿Cómo es posible que estando tan cerca de triunfar en la vida, todo haya terminado? Convencido de que eso no puede quedar así, huye del camino hacia el otro lado y cae en el limbo que existe antes de la vida, donde las almas se preparan para ella. Una confusión lo deja a cargo de un alma que no ve razón en ir al mundo de los vivos y otra confusión aún más grande los hace caer a la tierra a descubrir, sin intención alguna, cual es el sentido de la vida.

FILOSOFÍA PARA PRINCIPIANTES

Quizá la más grandiosa genialidad de esta película no está en sus palabras, sino en sus imágenes, y cómo cada pequeña escena nos enseña mucho más de lo que aparenta. No, Soul no es una película emotiva, al menos no como lo son Intensa-Mente o Up, sino que abre su propuesta a una reflexión más racionalizada, más serena. Por esta razón, prácticamente todo el peso emotivo de la cinta recae en su impresionante diseño de audio y en una de las mejores bandas sonoras de esta década, compuesta por Trent Reznor y Arricus Ross.

No se si una película existencialista con graciosas referencias metafísicas es lo último que uno hubiera esperado de Pixar, pero vaya que lo agradezco. Obviamente habrá quienes encuentren un problema en esto, sobretodo si han reducido las producciones del estudio a comedia simples o excesivamente emotivas. Afortunadamente, el manejo ligero del tema, libre de creencias religiosas y complejas reflexiones, permite que su discurso llegue fácilmente a la gran mayoría del público, sin importar su edad. A diferencia de lo que muchos han criticado, Soul no es una película que considere tonto a su público, especialmente a los niños.

Finalmente, un último logro de esta cinta es su animación, tanto en dirección de arte como diseño de producción. Es verdaderamente sorprendente lo que Pixar logró con esta película en el aspecto visual, ofreciéndonos una ciudad de Nueva York que se ve aún más viva que en filmes de acción real, y gracias a las actuaciones de voz de un excelentísimo reparto (tanto en inglés como español), se completa lo que podría ser una de las mejores películas del año. Véanla, y háganlo en más de una ocasión; estoy seguro que descubrirán más y más cosas conforme lo hagan.


Like it? Share with your friends!

José M. Saucedo
Director Editorial en Capital GAMING. Cinéfilo, Melómano, GAYmer. Creativo por Accidente, Psicólogo de Vocación, Marketing por Conveniencia. Cualquier parecido con la coincidencia es pura realidad.

0 Comments

Deja un comentario

Wow lo encontraste