[CINE] Superheróicos (2020)

Robert Rodríguez nos entrega una película de niños para niños.


Una de las muestras más evidentes que hay del talento de Robert Rodríguez como director no está en sus películas hiper violentas o en los rudos protagonistas de todas sus historias, sino en la sensibilidad que muestra en sus películas infantiles. Desde que entregó su primer filme de este tipo, Spy Kids, hace casi 20 años, el cineasta ha demostrado que este tipo de producciones no están dirigidas a un público adulto y mucho menos al niño que todos llevamos dentro. Siguiendo los deseos que le dio su hijo cuando apenas tenía siete años de edad, Rodríguez se dio a la tarea de realizar la película que todo niño querría ver.

AQUÍ LLEGÓ TU TIBURÓN

Con un presupuesto limitado, pero con el apoyo de muy buenas amistades, Sky Kids y The Adventures of Sharkboy & Lava Girl se convirtieron en modestas franquicias que trascendieron en la imaginación de muchos pequeños por ofrecer justamente eso, una película de acción o ciencia ficción imaginada por alguien como ellos. Claro, para un adulto estas películas no son más que basura por contar una historia absurda o ‘desperdiciar’ el talento de grandes actores en papeles genuinamente ridículos, pero, a final de cuentas el error está en querer ver en esas cintas una película para ellos y no para el pequeño que está asombrado con lo que ocurre en la pantalla.

El caso de We Can be Heroes es justamente ese. Un niño no ve en la cinta a Pedro Pascal o Adriana Barraza, sino al padre y abuela de Missy Moreno. Para los chicos el poder cambiar de cara a voluntad sería de utilidad en el mundo que conocen, poder adelantar o retrasar el tiempo a placer sería increíble y ser tan rápido que tu cuerpo no pueda soportarlo tiene toda lógica. Esto es porque, como lo escribió en algún momento Grant Morrison, los niños no necesitan del realismo para hacer que la imaginación funcione, y eso es justamente lo que ocurre con esta película.

JUSTICIA JOVEN

En esta película nos encontramos con los Superheróicos, un grupo de metahumanos encargados de proteger a la humanidad. Cuando una invasión extraterrestre los atrapa y pone en peligro al planeta, sus hijos deciden tomar riendas en el asunto para rescatar a sus padres y de paso, salvar al mundo. El único problema que tienen que superar no es el de aprender a controlar sus poderes, sino el de entender la importancia de trabajar en equipo.

Una historia simple, a momentos ridícula y a otros extremadamente absurda, es lo que nos ofrece esta producción de Netflix, una de las contadas películas que están genuinamente pensadas para un público infantil por encima de la publicidad o la mercadotecnia. Claro, dentro de la filmografía de Rodríguez en este género no es la más fuerte y para muchos hasta se les hará tonta, pero cuando la vives al lado de un pequeño te das cuenta que la realidad, irónicamente, es otra.

Puedo entender que  We Can be Heroes no sea par todo el mundo, pero quienes se detengan a verla como es y no como lo que les gustaría que fuera encontrarán en ésta una imaginativa, absurda y jocosa aventura para niños que bien la pena ver, o por lo menos valorar, como cuando veíamos una producción sin otra expectativa más allá de la sorpresa.  


Like it? Share with your friends!

José M. Saucedo
Director Editorial en Capital GAMING. Cinéfilo, Melómano, GAYmer. Creativo por Accidente, Psicólogo de Vocación, Marketing por Conveniencia. Cualquier parecido con la coincidencia es pura realidad.

0 Comments

Deja un comentario

Wow lo encontraste