[EDITORIAL] El dilema de Dirge of Cerberus

La última aventura en la compilación de Final Fantasy VII


En camino a celebrar los primeros 10 años de Final Fantasy VII, SquareSoft decidió hacer de este título una franquicia que expandió la historia antes y después de los hecho ocurridos en el ahora clásico juego del PS One. De esta forma, la compilación de Final Fantasy VII se formó de juegos móviles, cortos animados, películas y nuevos títulos que llegaron exclusivamente a las consolas de Sony vigentes en aquel momento. El último capítulo de esta extensa novela interactiva, Dirge of Cerberus – Final Fantasy VII, llegó al PlayStation 2 en el 2006, y para muchos fanáticos de la serie, ahí es donde debe quedarse.

CONTROLANDO EL CAOS

Han pasado tres años desde que la energía vital del planeta se concentró para detener el meteoro que fue invocado por Sephiroth para destruirlo. El melancólico Vincent Valentine se encuentra en el pueblo de Kalm, a las afueras de lo que alguna vez fue Midgar, y es testigo de cómo un grupo armado secuestra a algunos de sus habitantes, para después acabar con el resto. Reeve, el hombre que controla a Cait Sith, revela a Vincent que el grupo es  parte de una organización tan secreta dentro de Shinra, que prácticamente nadie fuera del presidente de la compañía sabía de su existencia. Conocida como Deepground, esta organización y sus equipo de agentes más letales está en busca de la protomateria, la cual está en poder de nuestro protagonista.

¿Qué es lo que quieren hacer con la protomateria? ¿Cómo está conectado todo esto con la historia de Vincent y el amor de su vida, Lucrecia? ¿Que tiene ver todo esto con el destino del planeta? La respuesta a esta y mas preguntas se van revelando en lo que podría ser la historia más compleja de todas las que se han narrado dentro de la mitología de Final Fantasy VII, mientras vamos conociendo más a fondo la historia de Vincent Valentine y descubrimos como su papel en esta historia es mucho más importante de lo que parecía.

20 HORAS DE BALAZOS

Alejándose completamente del género que vió nacer a esta franquicia, Dirge of Cerberus – Final Fantasy VII es un título de acción donde tienes que dispararle a lo que se mueva. Claro, siendo un juego de Square el título no deja sus raíces de RPG, por lo que obtienes experiencia conforme vas eliminando enemigos y tienes la capacidad de modificar o personalizar tus armas para hacerlas más poderosas, con un mejor alcance y en diversos casos, agregarles afinidad a un elementos para hacer tu vida más sencilla al enfrentar a tus enemigos.

El título tiene el mérito de haber expandido muchísimo la historia de Vicent Valentine, pero a momentos esto se vuelve un obstáculo en su desarrollo, haciendo que el ritmo del juego se pierda en más de una ocasión. Obviamente, el resto de los personajes de Final Fantasy VII están presentes, pero nosotros sólo manejamos a Vincent y en algunos escenarios a Yuffie, la joven ninja, y a Cait Sith, el carismático títere de Reeve.

Si bien el juego siguió todos los elementos característicos de un juego de Final Fantasy, desde su lanzamiento en Japón se encontró con muchos problemas; desde un modo multijugador que acabó siendo eliminado hasta la modificación de su nivel de dificultad y su estilo narrativo. Desde el principio es claro que el juego tenía toda la intención de seguir la historia de esta franquicia, pero para cuando se lanzó al mercado, era evidente que SquareSoft ya estaba esforzándose por extender la historia de cada cabo suelto que se quedó en el juego original y para esta entrega ya sus nuevos personajes eran extremadamente genéricos y su final por demás predecible.

No podemos decir que Dirge of Cerberus – Final Fantasy VII  sea malo, ya que no lo es, pero de la Compilación de Final Fantasy VII es el único verdaderamente intrascendente, y más por sus errores técnicos que por su historia. El juego complementa bien la mitología de la franquicia pero, al final, sólo sigue siendo de interés para los fanáticos de la serie… y uno que otro Otaku que guste del cosplay de la vieja escuela.


José M. Saucedo
Director Editorial en Capital GAMING. Cinéfilo, Melómano, GAYmer. Creativo por Accidente, Psicólogo de Vocación, Marketing por Conveniencia. Cualquier parecido con la coincidencia es pura realidad.
Wow lo encontraste