[EDITORIAL] Jugando maquinitas con los Simpsons

Recordamos el primer videojuegos de la familia amarilla de la televisión


Hablar de Los Simpsons el día de hoy es hablar de una serie que ya cansó. Historias repetidas, comedia predecible, demasiados artistas invitados, dramas con su doblaje en América Latina y la suficiente cantidad de memes como para tener su propia enciclopedia son algunos de los elementos que caracterizan actualmente a la caricatura. Esto no siempre fue así, ya que cuando la animación se estrenó en los Estados Unidos hace más de 30 años, el público la señaló como ofensiva, irreverente y revolucionaria, al punto en que se volvió un éxito alrededor del mundo.

Obviamente, esta popularidad se convirtió en ropa, juguetes, discos, parques de diversiones, una película, decenas de libros y claro, videojuegos. El día de hoy, pero de hace 30 años, el primer título que se hizo basado en la familia amarilla más famosa de América llegó a las arcadias.

UN JUEGO FAMILIAR

A finales de la década de los ochentas y durante una buena parte de los noventa, el género de los beat’em up se caracterizó por ser uno de los grandes éxitos en los salones de arcadias (chispas o maquinitas, según el lugar donde hayas crecido) de todo el planeta. Muchas compañías entraron al quite con sus entregas, pero Konami logró pasar a la historia con tan sólo tres juegos: Teenage Mutant Ninja Turtles, X-Men y The Simpsons.

Estos juegos de licencia tenían mucho en común. Además de un excepcional trabajo en sus gráficos, donde los pixeles lograban retratar fielmente a los personajes y escenarios de cada serie, el juego permite que hasta cuatro jugadores participen en cada sesión al mismo tiempo. Cada jugador tenía un personaje único en gráficos y habilidades, y la historia que narraba el título se modifica ligeramente conforme se avanzaba en la aventura, mientras se enfrentan interminables oleadas de enemigos y claro, un jefe al final de cada área.

Dentro de su simpleza, el juego brillaba por demostrar que los desarrolladores conocían perfectamente la licencia y el caso de The Simpsons no fue la excepción.

BEBÉ A BORDO

Justo cuando el Sr. Smithers y sus secuaces escapan de una joyería con un diamante gigantesco, los truhanes chocan con los Simpson y Maggie toma la joya como su chupón. En su prisa por recuperar la piedra, Smither toma a la bebé y escapa, por lo que Homero, Marge, Bart y Lisa corren tras de él para rescatar a la niña.

La dinámica de juego es particularmente simple: con un botón pegas, con otro saltas, y la combinación de los dos te da un golpe especial o la oportunidad de atacar desde arriba tras dar un salto inicial. La aventura se divide en siete niveles que van desde las calles de Springfield, la taberna de Moe y un cementerio hasta la planta nuclear. A lo largo de cada área te encuentras enemigos genéricos que intentarán detenerte, así como también a muchísimos de los personajes secundarios de la serie animada, que están ahí como referencia a algún capítulo de la serie, como el propio Moe respondiendo el teléfono, como para ayudarte con comida o armas especiales para vencer rápidamente a los malosos.

Siendo el primer videojuego de la serie, este título fue increíblemente popular en la maquinita y, casi 20 años más tarde, retomó su lugar como un clásico cuando fue reeditado para Xbox LIVE y PlayStation Network. Hoy en día no es fácil encontrarlo, pero vaya que en su momento marcó una época que pocos olvidarán. ¿Tú lo jugaste? ¿Qué te pareció?


Like it? Share with your friends!

José M. Saucedo
Director Editorial en Capital GAMING. Cinéfilo, Melómano, GAYmer. Creativo por Accidente, Psicólogo de Vocación, Marketing por Conveniencia. Cualquier parecido con la coincidencia es pura realidad.

0 Comments

Deja un comentario

Wow lo encontraste