[MÚSICA] Stubbs the Zombie: The Soundtrack

Un soundtrack que regresa desde la tumba


Stubbs the Zombie in Rebel without a Pulse es un título de acción y aventura, desarrollado por ex-colaboradores de Bungie, que hace más de una década llegó a las consolas como una propuesta interesante que, quizá, no recibió el reconocimiento que realmente merecía. Con el anuncio de que el juego estará de regreso este año, nosotros recordamos uno de los elementos mejor logrados de esta producción; su banda sonora. En una época donde la grandísima cantidad de videojuegos cuyo música no es más que una bonita armonía de guitarrazos o una extensa melodía genérica (que difícilmente llega a trascender fuera de la consola), este rubro cayó en el prejuicio, provocando que sean realmente pocas las compañías que buscaban ofrecer un soundtrack verdaderamente buena y sobre todo, que fuera perfecta para el título al que pertenecía.

CANCIONES DE MUERTOS VIVIENTES

En Stubbs the Zombie in Rebel without a Pulse controlas a un zombi que decide vengar su muerte conquistando la ciudad de muerto en muerto, mientras que es acompañado con covers a grandes clásicos del Rock & Roll, pero interpretados por grupos de la escena independiente norteamericana…

Originalmente, los temas que aparecen en este álbum sólo iban a ser parte del juego, pero después de que Richard Gottehrer (autor de la canción ‘My Boyfriend’s Back’) comentó que las canciones justificaban sin problemas un buen disco, la compañía decidió producirlo. Bajo la producción de Zach Rener y Chad Beck, se lanzó el álbum a mediados del 2005 a través de la disquera Shout! Factory. Este acoplado se compone de 13 canciones, de las cuales 11 son versiones muy alternativas de grandes éxitos de la década de los cincuenta.

IRONÍAS DE LA VIDA

Aunque los covers de Lollipop (de Ben Kweller) y My Boyfriend’s Back (de The Raveonettes) no se alejan mucho de las versiones originales, y el particular estilo de Cake le da un tono burlesco y carismático a Strangers in the Night, si hay algo que tienen en común todas las piezas del álbum es esa sensación oscura y decadente que, haciendo referencia al juego al que pertenece este soundtrack, la producción entera le da un aire macabro a la música, sobresaliendo en All I Have to Do Is Dream (de The Dandy Warhols) y sobretodo en Tears on My Pillow (de Clem Snide).

Algunas canciones quedaron como relleno, como la versión de Mr. Sandman que grabó Oranger, y mientras que la única producción original, The Living Dead (de Phantom Planet), se siente totalmente fuera de lugar, hay dos temas que por sí solos hacen brillar este álbum. El primero es la aterradora versión de Lonesome Town que hace Milton Mapes, quien le da un verdadero sabor de melancolía y soledad a lo que de por sí era un balada dolorosa; mientras que en un extremo totalmente opuesto nos encontramos con la inesperada versión que hace The Flaming Lips al tema If I Only Had a Brain (si, aquel que apareció en la cinta del Mago de Oz); la dulce ironía que sugiere esta canción en el soundtrack de un zombi que se alimenta de cerebros es grandiosa, y la ejecución de este tema mucho más.

Actualmente el álbum puede escucharse prácticamente en todos los servicios de streamig, por lo que si tienen curiosidad de escucharlo, pueden hacerlo desde Spotify:

El disco, por extraño que parezca, llegó en versión física como una curiosidad menor a México hace años, y todavía se encuentra en un precio accesible en diversas tiendas especializadas de música. Si lo ven, cómprenlo, ya es que es una pieza de colección para el jugador clavado el fanático de los covers, el rock independiente y las curiosidades musicales que hay en esta industria.


Like it? Share with your friends!

José M. Saucedo
Director Editorial en Capital GAMING. Cinéfilo, Melómano, GAYmer. Creativo por Accidente, Psicólogo de Vocación, Marketing por Conveniencia. Cualquier parecido con la coincidencia es pura realidad.

0 Comments

Deja un comentario

Wow lo encontraste