[RESEÑA] Demon’s Souls

Cuando los videojuegos se ponen serios


En el vasto mundo de los videojuegos hay entregas para todos los gustos. Los hay para jugadores dedicados, casuales, competitivos, quienes disfrutan de una historia intrigante pero, definitivamente, existe una serie no apta para quienes se enojan fácilmente, la cuál raya en el masoquismo: los juegos souls like. Estos son caracterizados por tener una jugabilidad increíblemente difícil, son inclementes ante el jugador pues el menor error se paga caro y en donde se muere, MUCHO. Pues este estilo de juegos que le producen un tic nervioso a más de un jugador veterano provienen del mismísimo Demon’s Souls de 2009. 

Ahora, para iniciar con el pie derecho esta nueva generación de consolas, Sony le encargó a Bluepoint Games actualizar este título de hace once años. El resultado es sin lugar a dudas la mejor versión posible del clásico; un remake que no sabíamos que necesitábamos pero que ahora agradecemos mucho. Elogios aparte, como esta entrega se trata meramente de una versión aumentada de un juego existente, la reseña se centrará en sus mejoras.

LAS MEJORAS ESENCIALES

Bluepoint Games es un estudio veterano al momento de desarrollar remakes de juegos, y el primer punto en la lista a la hora de mejorar Demon’s Souls lo cumplen, el cual es no cambiar sus funciones elementales. La clave que convirtió al título en todo un hito de los videojuegos fue precisamente su estilo de juego increíblemente demandante y en esta entrega es exactamente igual, por lo que este remake respeta al original. En la jugabilidad hay mejoras sutiles pero que hacen una enorme diferencia. En Demon’s Souls la muerte es una constante pero la frustración era adicional por el tiempo de espera de las pantallas de carga. Aún con toda la modernización del título, el PlayStation 5 tiene potencia suficiente para que las pantallas de carga sean de literalmente no más de cinco segundos. Aunque no sea por caer en batalla, la reducción del tiempo de carga también aplica al momento de desplazarse entre los diferentes escenarios.

Otra mejora sutil pero sustancial está en las interfaces del juego. Ahora todo se vuelve más intuitivo y práctico para el jugador; por ejemplo, se añade una barra de durabilidad junto al objeto equipado para saber cuándo está por quedar inutilizable. Estos cambios hacen que la dificultad se mantenga como implacable, pero elimina ese extra derivado de errores de diseño originales. Al menos ahora la frustración de morir 100 veces sigue siendo la misma, pero ya no se atribuye a estar esperando horas en pantallas de carga o porque de repente el arma se rompe.

LAS MEJORAS MENORES

Ahora es momento de hablar de lo evidente, las mejoras técnicas. Absolutamente todo respecto a gráficos y audio en Demon’s Souls fue corregido y aumentado. La iluminación, las texturas, las partículas, la física. Se pueden ver hasta las gotas de agua creadas cuando se pisa un charco, las salpicaduras de sangre en la armadura, incluso el detalle en las expresiones faciales de todos los personajes. Todo lo anteriormente mencionado es aún más sorprendente al considerar otra vez el tema de los tiempos de carga drásticamente reducidos. El juego cuenta con dos modos diferentes para apreciar sus visuales, el modo cinemático y el modo rendimiento. Ya es cuestión de gustos cuál elegir, aunque con el modo rendimiento se obtiene una mayor cantidad de FPS que ayudan en los combates. 

El remake cuenta con otros añadidos los cuales no son esenciales pero son detalles que se agradecen también. Una de esas mejoras y que se puede ver desde los primeros momentos de juego está en la personalización. Hay mucha más variedad de configuraciones aunque todavía se pueden seguir haciendo todo tipo de bichos raros. Por otro lado y seguro esto fue a petición de Sony, se aprovechan las funciones hápticas del Dualshock 5. Se nota, por ejemplo, en la tensión de los gatillos o al romper algún objeto del juego, el control emite el sonido del impacto. Un detalle especialmente digno de mención es en los diálogos. Aunque se buscó preservar los audios originales (con su debida mejoría), también hay un excelente trabajo de doblaje. Ambas maneras de disfrutar el juego son igualmente satisfactorias.

Calificación: 9.0

Si bien algunos podrían decir que abrir el catálogo de una nueva consola con un remake no es la mejor manera, la verdad es totalmente lo contrario. Demon’s Souls es un acierto por parte de Bluepoint Games. Los fans de los juegos souls like estarán encantados de volver a tomar este desafío y al mismo tiempo es una perfecta oportunidad para que nuevos jugadores prueben este juegazo. Quizá no sea algo inédito pero el remake cumple como carta de presentación del PlayStation 5 para demostrar las capacidades de la consola. 

Demon’s Souls es un juego publicado por Sony Interactive Entertainment y se encuentra disponible para PlayStation 5. El título que se probó para esta reseña fue proporcionado por PlayStation Latinoamérica.


Like it? Share with your friends!

Ivan Cardoso

Novice

0 Comments

Deja un comentario

Wow lo encontraste