RESEÑA | Película Deathstroke: Knights & Dragons


Después de un par de meses de que fue anunciada, esta semana finalmente llegó Deathstroke: Knights & Dragons, una nueva cinta animada del universo DC en colaboración con Warner Bros. Que trae por primera vez una historia centrada en este mercenario y su antología.

Con una clasificación R, esta cinta muestra un poco del estilo de vida y conflictos recurrentes a los que Slade Wilson se enfrenta en ciertos momentos de su vida como mercenario. Pues sin profundizar mucho en el origen, nos da una perspectiva de “anti-heroe” para este icono villano de Batman y los Teen Titans.

Desde el inicio del filme podemos apreciar un estilo de animación completamente diferente al que nos tenía acostumbrado DC en sus películas animadas. Llegando a homenajear mucho a la estética de los comics en ciertos momentos. Al mismo tiempo de contar con un diseño de personajes dignos de las viñetas de los años noventa.

Y es desde el primer momento de la cinta, que podemos ver a Slade ocultando su doble vida a su familia, y arrastrando conflictos de décadas pasadas que llegarán a causar enfrentamientos entre el grupo terrorista HIVE, su hijo y su esposa.

Sin duda para los fanáticos de este personaje, la cinta puede llegar a ser un tanto predecible, pues no basta con conocer mucho de la mitología de Deathstroke para seber el origen de su enemigo en la cinta. Pero sin duda es una nueva perspectiva que no hemos visto plasmada en ningún otro medio a lo largo de los años.

Sin muchas complicaciones y con una historia llega a decaer en ciertos momentos, esta cinta es sumamente respaldada por un alto nivel de sangre y gore que podemos ver en cada batalla. Hecho que pone a Deathstroke: Knights & Dragons, como el perfecto material para adentrarse en la mitología de este personaje.


Like it? Share with your friends!

One Comment

Deja un comentario

Wow lo encontraste