[SERIES] Sangre de Zeus (Blood of Zeus, 2020)

Una nueva versión de una historia clásica, llena de sangre, dioses y demonios.


El jovencito que descubre ser el hijo de Zeus no es una nueva historia, y por décadas se ha utilizado como una forma de llevar la mitología griega al cine, la televisión y los videojuegos. God of War, Clash of the Titans, Glory of Heracles, Hércules y muchas otras ha jugado con esa trama de una u otra forma. Cada entrega llega con su estilo propio, pero al final tenemos a los mismos protagonistas en una nueva trama, y este año, Netflix entra a la jugada con su propia versión, titulada Blood of Zeus.

HIJO DE DIOS

Heron es un joven que, señalado como bastardo, vive con su madre a la afueras de una villa en la antigua Grecia. Cuando una horda de demonios comienza a atacar a la población, su encuentro con la Amazona que está cazando a estas criaturas da inicio a un viaje que revelará verdaderas sobre su pasado, su familia y su legado. Mientras tanto, las deidades observan sus acciones desde el Monte Olimpo hasta que los intereses personales de Zeus y su esposa, Hera, los obligan a interferir en esta lucha sin saber que eso podría traer el fin del mundo como lo conocemos.

Creada por Charly y Vlas Parlapanides, esta animación fue producida por el mismo equipo tras la serie Castlevania y llega en exclusiva a Netflix como una serie original. Erróneamente anunciada como un ‘anime’, la producción se divide en ocho capítulos y tres etapas particularmente intensas que exploran la trama principal. Los primeros tres capítulos nos ubican a los personajes centrales y caos que se está desenvolviendo en el mundo, los siguientes tres traen consigo todo tipo de revelaciones a un punto en que parecen chiste y al final, los últimos dos episodios nos traen la pelea final, el desenlace y la obligada escena post-créditos.

SANGRE POR SANGRE

Como ya es obligatorio en todas las animaciones que se quieren sentir “adultas”, Blood of Zeus es violenta, sangrienta y visceral, a momentos justificado y en otros nomás por el puro gusto, situación que genera atención y morbo. El trabajo de la animación es grande, un poco más detallado que en otras series animadas de Netflix. Desafortunadamente la historia y sus tantísimos personajes se desarrollan sobre un camino tan conocido, que algunas de las revelaciones y el desenlace se vuelven tan predecibles que cuando llegan resultan ser todo menos una sorpresa.

Aun así, la propuestas se siente “fresca” y resulta muy entretenida gracias a su ritmo y narrativa. La adaptación de los mitos griegos es aceptable, y las descaradas referencias a otras producciones similares se agradecen. Lo mejor de todo es que al consistir en pocos capítulos, la serie se ahorra toda la paja para contarnos lo importante de manera constante y consistente; claro,hay elementos que de plano se explican o que se dejan a la muy libre interpretación del público, pero son pocos y no interrumpen el desarrollo de la serie.

Como miniserie, Blood of Zeus se sostiene sorprendentemente bien y para quienes gusten del género o su concepto resultara una producción entretenida. Dudo mucho que una segunda temporada logre manejarse con la misma sutileza, dado los hechos ocurridos en la primera pero, bueno, la vasta mitología griega tiene demasiada tela de donde cortar y sería interesante regresar a este mundo una vez más.

Véanla, vale la pena.


José M. Saucedo
Director Editorial en Capital GAMING. Cinéfilo, Melómano, GAYmer. Creativo por Accidente, Psicólogo de Vocación, Marketing por Conveniencia. Cualquier parecido con la coincidencia es pura realidad.
Wow lo encontraste